Técnicas de estudio para estudiantes

Estudiante estudiando en un ordenador

En este artículo vamos a tratar algunas técnicas de estudio para estudiantes, que se pueden utilizar para ayudar a mejorar y obtener el máximo provecho del tiempo de estudio.

Cuando hay una necesidad de mejorar las estrategias de aprendizaje habituales, hay que llevar a cabo ciertas técnicas y hábitos que nos ayuden cómo estudiar mejor.

Una de las técnicas más importantes en el aprendizaje de cómo obtener el máximo provecho del tiempo de estudio, es estudiar eficientemente cuando hemos tenido suficiente descanso.

Investigaciones recientes han documentado la prueba, de que el descanso adecuado mejora la capacidad del cerebro para funcionar, retener y recuperar datos e información necesarios para los estudiantes. A continuación veremos ciertas técnicas y hábitos de estudio recomendables.

Consejos y hábitos para técnicas de estudio

Establecer un horario
Lugar de estudio
Organización
Desconexión del mundo
Tiempo extra
Focalizar temas complejos
Solicitar ayuda

Establecer un horario: decidir qué hora del día se adapta mejor a las necesidades para estudiar. Tanto si elegimos la mañana como por la tarde, es aconsejable elegir un ambiente tranquilo para estudiar; elegir qué hora para comenzar y a qué hora nos gustaría terminar. Comenzar con sesiones de una hora.

Lugar de estudio: una alternativa elegida por muchos estudiantes, es elegir estudiar en la biblioteca cercana a casa, lugar donde encontraremos mucho silencio, el cual nos ayudará para obtener un mayor grado de concentración de estudio de los libros, evitando de esa manera distracciones por ruidos externos.

Organización: tener a mano y organizado todo lo necesario para estudiar: mesa, silla, luz, cuaderno, bolígrafo, rotuladores, ordenador, tablet o calculadora para realizar diferentes operaciones como suma, resta o porcentaje. Es importante sentirse cómodo para sacar el máximo rendimiento. Es importante sentirse cómodo para sacar el máximo rendimiento.

Desconexión del mundo: apagar el teléfono, la televisión y la radio. En el caso de vivir en casa, con la familia o con compañero de piso, indicarles que no nos molesten a determinadas horas. Tratar de estudiar a la misma hora todos los días, sin cambiar ninguna otra actividad a diario que se pueda tener, y hacer un verdadero esfuerzo para comenzar a tiempo.

No tiene mucho sentido, poner la televisión porque hay un determinado partido de fútbol de Champions League, para ver a Cristiano Ronaldo, Lionel Messi, Kylian Mbappé o Erling Haaland, una carrera de Fórmula 1 o la última película ganadora de los Óscar. Hay que estudiar, para que el estudio se convierta en un hábito como parte de la rutina diaria.

Tiempo extra: por supuesto, si una hora no es suficiente tiempo para completar el estudio, hay que convertirla en dos o tres horas. No es necesario estudiar durante tres horas seguidas, sin embargo, esto puede llegar a ser agotador para algunos estudiantes.

Dividirla en tres sesiones consecutivas de una hora cada una, con un descanso de 15 minutos entre cada sesión. Durante estos descansos hay que levantarse y estirar, dar un paseo para tomar un poco de aire fresco, o ver las últimas noticias de deportivas en nuestro teléfono móvil o tablet a través de Internet.

Focalizar en temas complejos: si hay diferentes temas a estudiar en un día determinado, determinar cuál es el tema más difícil. Dado que se necesita más tiempo para comprender, debe ser abordado en primer lugar. No es recomendable dejar este tema para el último día, ya que podría suponer que el entendimiento se alargase en exceso, y nos puede generar estrés y presión.

Solicitar ayuda: no hay que tener miedo de pedir ayuda si tenemos problemas para entender algo que estamos estudiando. Hacer una pausa, y luego revisar el tema de nuevo. Pero si después de algunos intentos fallidos no encontramos un entendimiento más claro, hacer una llamada de teléfono, un mensaje de correo electrónico o WhatsApp a un compañero de clase que nos pueda ayudar.

Cuanto más tiempo tardemos en encontrar la solución al problema, más tiempo se desperdicia, y más difícil será volver a modo de estudio. Hay que evitar en todo lo posible los tiempos muertos, que no son productivos, que hacen que nos encontremos en modo de parada sin avanzar.

Técnicas de memorización

Acrónimos
Método alfabético
Repetición
Subrayado

Acrónimos: los acrónimos suelen estar formados por la primera letra de varias palabras que se desean recordar. Con el tiempo, algunas cosas se conocen mejor por sus siglas que por lo que representan. Este tipo de recurso se utiliza a través de siglas para recordar nombres largos, organizaciones, lugares u otros detalles relacionados. Cuando el acrónimo es fácil de pronunciar, es más fácil recordarlo.

Método alfabético: el método alfabético es otra técnica importante asociado con las letras del alfabeto. Es un método rápido de encontrar información por orden alfabético.

Repetición: la repetición es una de las técnicas más poderosas para emplear. Realizar cuestionarios, resaltar o tomar notas, repetir la información una y otra vez, eventualmente memoriza las ideas.

El subrayado: se subrayan las palabras claves más relevantes durante el estudio con rotuladores fluorescentes. Es importante no sobrecargar el subrayado y poner énfasis en lo más importante.

Resumen final

El principal ingrediente de las técnicas de estudio para estudiantes, lo fueron y siempre lo serán, es el deseo de aprender. El aprendizaje es fundamental en la vida, y la vida es un viaje. Las técnicas antes mencionadas, nos pueden de ser gran utilidad en nuestro camino a través de la vida.

HOY ES

Calculadora de porcentaje
Cantidad

Porcentaje

Resultado


  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Frases y palabras en inglés

Comprar coche de segunda mano